Blog

La Motivación: ¿la poción mágica de la sanidad?

por | Ene 8, 2017 | Blog

Sin duda, no podía empezar este post sin desearos un feliz 2017. Un año cargado de nuevas ilusiones y metas. Es por ello que me gustaría hablar de la motivación en la sanidad. Una palabra  poco exprimida en nuestro sistema sanitario pero muy verbalizada entre nosotros.

La real academia, define motivar como “Dar causa o motivo para algo”. La motivación rodea nuestras vidas y es la causante de mucho de nuestros errores pero a su vez, también recompensas. El comportamiento humano generalmente obedece a la motivación. Un estímulo que crea una necesidad, deseo, tensión… generando una conducta en nuestro comportamiento. Yo creo que la motivación es magia, es lo que algunas personas denominamos “mariposas en el estómago”, es también la sonrisa de felicidad que sale espontánea y que nadie puede librarse de ella. La motivación está vinculada a la felicidad.

Cuando hablamos de sanidad, en mi caso, de la enfermería, recuerdo perfectamente cuáles fueron mis razones para estudiar esta profesión, parece que fue ayer cuando me llamaron de Soria para decirme que estaba admitido. Mis ilusiones y motivaciones eran…

  • Cuidar
  • Acompañar
  • Ayudar
  • Enseñar
  • Aprender
  • Comprensión…y un largo etc.


Ahora, en el 2017 sigo luchando por mis ilusiones y metas, que en definitiva, son mi propia motivación para seguir adelante. Por el momento puedo decir que me siento a “salvo”, después de 8 años de vida laboral como enfermero, sigo motivado y debo reconocer que me encanta. Tengo que apuntar, que no he parado de moverme en ningún momento. Recuerdo mi primer contrato en Palma de Mallorca seguido de otros como Torrevieja, Elche, Oxford y ahora Madrid. El estancamiento no es lo mÍo. Necesito sentir que tengo que aprendersuperarme y compartirlocon las personas que tengo alrededor. Sumar es lo mío aunque parezca una frase hecha.

La cuestión que realmente me preocupa es cuando miro a mi alrededor y observas a tus propios compañeros cansados, quemados y metidos en una rutina diaria negativa. ¿Quiénes son los responsables de que las personas pierdan la ilusión por lo que un día les motivó a ser enfermeras? Me pregunto si es posible recuperar esa chispa que mueve montañas… esa ilusión que podría cambiar tantas cosas…

 

¿Perdemos la ilusión?

Podríamos pensar que tenemos el enemigo en casa y no estaríamos mal encaminados. La realidad se viste de envidias, egos y poco compañerismo. Donde algunos ven evolución en su carrera profesional, otros ven conveniencia para seguir escalando en una montaña que parece no tener fin. Es cuestión de tener perspectiva, supongo. Sólo los conformistas hacen ese tipo de comentarios y es ahí cuando entramos en ese circulo vicioso muy poco recomendable. Un circulo donde no solo se pierde la ilusión, sino que puedes contagiarlo al resto de tus compañeros como si de un virus se tratara ¡Cuidado!

 

¿Cómo podemos evitar ser conformistas?

Sin duda, tenemos que movernos por proyectos que nos gusten y nos interesen. La sanidad tiene infinitas posibilidades de desarrollo personal. Es por ese motivo, que debemos buscar la que nos guste y nos llame la atención. En definitiva que nos motive. Rodéate de personas que les guste los mismo intereses y verás las nuevas oportunidades y proyectos que podrás realizar. Es muy fácil caer en los tópicos de “esto es lo que hay”, “esto se ha hecho toda la vida así” … Si pensamos de esa manera, nos encontraremos con las mismas respuestas que ya conocemos y que limitan nuestras acciones y restringen nuestras ilusiones. ¡no debemos subir a ese tren! y eso, es responsabilidad nuestra. ¿Quieres acabar siendo un conformista?


No toda la responsabilidad es de la propia persona. El sistema está infectado por el virus del conformismo. Un virus que puede ser letal. El liderazgo y la gestión sanitaria deben enfrentarse con firmezaseguridadtranquilidadtransparencia y empatía. Nuestros compañeros líderes, tienen la responsabilidad de motivar al personal sanitario. ¿Están siendo las estrategias efectivas? ¿Recompensas económicas por cosas que se deben hacer es lo más efectivo? ¿Por qué no se potencian otros tipo de incentivos? ¿Valoramos los recursos humanos que tenemos dentro de nuestro sistema sanitario?

Si yo afirmara que dentro de la sanidad española, los profesionales de la salud, esperan que quienes realicen los mejores trabajos, sean quienes perciban los mejores salarios y obtengan mayores y más rápidas promociones. ¿realidad o ficción?

Al no disponer de la poción mágica suficiente, nos encontramos con personas que teniendo plaza fija, trabaja mucho menos que otros compañeros. ¿Soluciones? ¿Cómo lo abordamos? Esta situación no sólo afecta a la calidad de nuestros cuidados, sino a la imágen social que pueda proyectar como colectivo dentro de la sanidad. No obstante, las recompensas dentro del sistema están bien, ya que cumpliendo objetivos se puede llegar a conseguir una recompensa económica (y tenemos que ser realistas en ese aspecto, el dinero es el dinero) pero no es signo de motivación interna.

Desarrollar otras estrategias que generen movimiento en positivo e ilusionen a los profesionales de la salud nos brindarían de grandes beneficios. Potenciar proyectos e ideas, dejando a las personas evolucionaraprender y equivocarse, sería mucho más beneficioso para el sistema sanitario. Nosotros ya sabemos cuáles son nuestros deberes dentro de nuestro turno de trabajo, conocemos los límites, ¿pero podemos salirnos fuera de ellos? ¿Tenemos margen? Ahí es dónde se debería potenciar el liderazgo en sanidad. Avanzar en proyectos que el propio personal elija y salga de su propia mente, por lo que nos aseguramos esa motivación por mejorar y cambiar las cosas. Estoy seguro que en la mayoría, se ofrecería una mejora en la calidad de la atención prestada a los pacientes recargando esa motivación que teníamos guardada en nuestro interior. Y lo más importante, lo transmitiríamos a nuestros compañeros.

¿Qué piensas al respecto? ¿Cuál es tú opinión?

Sin duda, yo no pertenezco al grupo de profesionales que trabajan en gestión sanitaria y por tanto, este post es una opinión personal que seguro tendrá muchos aspectos que debatir. Por ese motivo estamos aquí, debatir, compartir, aprender…

Utiliza #motivaensalud para compartir opiniones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This